fbpx
421

Aprender cómo componer una canción es algo muy valioso. Componer no es sólo cuestión de inspiración o emoción. También existen algunos pasos técnicos que te pueden ayudar a convertir en una obra maestra eso que al inicio todavía era una inspiración sin forma. Acompáñanos en este artículo si quieres aprender cómo componer una canción que sea a la vez inspirada y correcta en sentido técnico.

Cómo componer una canción: melodía y armonía

Si sabes tocar algún instrumento musical, eso te facilitará enormemente el proceso de aprender cómo componer una canción. Ya que la voz humana al cantar es en realidad un instrumento musical más, no será difícil generar una melodía que estará implícita en los acordes que ya tengas. O viceversa: si ya tienes la melodía para cantar, la propia escala te irá sugiriendo los acordes, o sea, la armonía para esa melodía.

Si aún no tienes ni la melodía ni la armonía, empieza por improvisar algunos acordes dentro de la secuencia armónica de una tonalidad específica. Así tal vez vayas encontrando el ambiente sonoro que quieres expresar en la canción. Pero no te deslumbres con lo primero que encuentres. Dale más vueltas a los acordes y mira a ver qué pasa. Tal vez más adelante encuentres todavía cosas mejores.

Si tienes la armonía y buscas la melodía, entonces el método es bastante sencillo: repite varias veces la secuencia de acordes y préstale oídos con atención. Como los acordes se componen por lo menos de tríadas armónicas, las propias notas de la secuencia te irán sugiriendo una melodía que encaje perfectamente.

En cambio, si lo que tienes es la melodía y buscas la armonía, ya debes ser un poco más técnico. Primero asegúrate de detectar en qué tonalidad está la melodía (Do mayor, Re menor, La mayor, o la que sea), y ya sea a oído o analizando las notas por las que pasa la melodía, halla los acordes exactos que los armonizan.

Cómo componer una canción: letra

Si ya tienes la música (melodía + armonía), puede resultar bastante sencillo poner la letra. Escucha una y otra vez la melodía y la armonía, y tal vez la sonoridad y la emoción te sugieran letras posibles.

Hay estructuras tradicionales que se siguen para componer la letra, y que se adaptan perfectamente a cualquier instrumento o género, ya sea que necesites saber cómo componer una canción de rap, hip hop, pop, trova o jazz. Una estructura posible es la siguiente:

  1. Introducción: También llamada “intro”. Por lo general no tiene letra o tiene sólo vocalizaciones, y debe introducir el universo sonoro de lo que vendrá luego. Puede ser una pasada de los acordes de lo que será la primera estrofa.
  2. Estrofa 1: Es donde introduces la historia o el tema del que vas a hablar en toda la canción.
  3. Preestribillo: Es un segmento que sirve para empezar a aumentar la intensidad antes de entrar totalmente en el estribillo.
  4. Estribillo: Debe ser conciso, fácil de recordar, y debe funcionar como una especie de resumen de la canción.
  5. Estrofa 2: Es una continuación de la historia o tema introducido en la estrofa 1. A veces se repite la estrofa 1 o se insertan variaciones en la melodía o la armonía, pero es mejor que sea una continuación de la historia.
  6. Preestribillo: Puede variar o ser idéntico al preestribillo anterior.
  7. Estribillo: Por lo general es idéntico al cantado la primera vez.
  8. Coda: También llamada “outro” (lo opuesto de la “intro”). Es una especie de salida o conclusión de la canción. No todas las canciones tienen coda.

No es imprescindible seguir este orden para componer la letra. Hay muy buenas canciones que no cumplen con esta estructura. Pero como se dice: para romper las reglas primero hay que conocerlas y seguirlas.

6 consejos sobre cómo componer una canción

Aquí te damos unos consejos generales para componer canciones. Algunos pueden aplicarse a ti y otros no.

1. Elige una circunstancia tranquila y cómoda

Componer es una actividad creativa, y por lo general se crea mejor en un ambiente tranquilo y confortable. Así podrás ser fiel a la inspiración.

2. Es más fácil si sabes tocar un instrumento armónico

Te será mejor componer canciones si sabes tocar un instrumento de los llamados “armónicos” (los más usados son el piano y la guitarra). Esto te facilita generar la armonía y la melodía para la letra.

3. Elige un solo instrumento para componer

Si sabes tocar varios instrumentos, lo mejor es que elijas uno solo para componer. Ya luego podrás extender el arreglo a otros instrumentos.

4. Elige si deseas transmitir algo “mayor” o “menor”

Elige si lo que quieres transmitir se adapta mejor a un modo mayor o menor, séptima, novena, o a conceptos musicales como el rock, el pop, el jazz o un género de música más bailable.

5. Intenta lograr un equilibrio entre la letra y la música

No des prioridad a la música sobre la letra ni viceversa. Si das prioridad a la música, la letra será banal, y si das prioridad a la letra, puede que quede forzada dentro de la armonía.

6. Elige una tonalidad que quede cómoda a la tesitura

Es importante elegir bien la tonalidad de la canción según la tesitura de la voz de quien va a cantarla, para que la canción se adapte a la capacidad natural de su voz, sin forzarla con pasajes demasiado agudos o graves.

Cómo componer una canción en guitarra

La guitarra es de los instrumentos más frecuentes para componer, por distintas razones:

  • Es pequeña y manuable.
  • Es ligera de transportar dentro o fuera de la casa.
  • Resulta sencilla de tocar a nivel básico (de modo que la técnica no entorpezca la creatividad).
  • Incluso hay quienes sienten que la poética de las cuerdas pulsadas puede resultar muy inspiradora.

Para componer con guitarra, sigue las mismas pautas que hemos visto en todo este artículo, pero súmale los beneficios que acabamos de listar.

Share
Go top